lunes, 4 de noviembre de 2013

Acaba tradición de 400 años de velar a los muertos en San Felipe Otlaltepec

por Carmen Flores

EN AÑOS anteriores más de 5 mil personas asistían a velar al panteón que se ubicó en el atrio de la iglesia de la comunidad, en esta ocasión sólo fueron decenas las que acudieron.

SAN FELIPE OTLALTEPEC, Pue.- Por primera vez, después de más de 400 años, no hubo tumbas para velar en esta junta auxiliar perteneciente a Tepexi de Rodríguez, debido a que hace ocho meses retiraron más de mil 200 cruces y algunas lápidas que había en el panteón, para aplanarlo y así desaparecer el cementerio.

Mientras que en años anteriores más de 5 mil personas asistían a velar al panteón que se ubicó en el atrio de la iglesia de la comunidad, en esta ocasión sólo fueron decenas las que acudieron.

Pese a que ya no había ninguna señal de tumbas en lo que fuera el panteón, en estos días de muertos decenas de personas acudieron tratando de recordar dónde descansan sus difuntos.

Y es que la mayoría de los creyentes velaron en sus casas, porque comentaron que en el lugar que ocupó el panteón no había cruces, ni tumbas para poder quemar la cera.

Por otra parte, en el nuevo camposanto descansan apenas 10 difuntos, por lo que el mismo número de familias acudió por primera vez a velar a sus seres queridos.

El agente pastoral Martín Morales informó que el panteón que fue demolido tenía más de 400 años de antigüedad, donde los antepasados descansan desde ese entonces.

Por su parte, Justiniano Hernández Hernández, presidente auxiliar de la comunidad, indicó que no se le prohibió a nadie ir a velar al atrio de la iglesia, sin embargo, dijo que por sanidad pidió a las personas que después de que quemaran la cera y adornaran con la tradicional flor de cempasúchil levantaran todo.

Cabe recordar que autoridades de la Jurisdicción Sanitaria número 09 de Tepexi fueron las que propusieron a la comunidad desaparecer dicho panteón, según esto, para evitar que se propagara el virus de la hepatitis y además porque este panteón ya presentaba sobrecupo.

Al respecto el presidente parroquial, Ángel Flores Gámez, dio a conocer que aproximadamente fueron mil 200 cruces las que se retiraron, sin embargo, se presume que había muchas más tumbas, pues contó que cuando se hacía una sepultura, encontraban osamentas de hasta tres difuntos, mismas que volvían a depositar junto con el recién fallecido.

Por lo anterior, se acordó con la comunidad utilizar otro terreno para el nuevo cementerio y en el atrio de la iglesia hacer una explanada para ubicar a las bandas de la comunidad en las festividades.